¿Qué es el Sirope de Savia?

El Sirope de Savia está compuesto de sirope de Arce y sirope de Palma, savias alimenticias muy ricas en vitaminas y minerales que se complementan entre sí, siendo un alimento altamente nutritivo y energético.

Aporta minerales calcio, fosforo, zinc, sodio, potasio, manganeso, magnesio, hierro. Aporta vitaminas B1, B2, B6, E, A. Por su aporte de sales minerales, vitaminas y enzimas; el Sirope de Savia suministra al organismo un alto grado de hidratos de carbono fácilmente asimilables. Son una fuente de energía inmediata para el cuerpo.


El alto contenido de fructosa y de glucosa en el Sirope de Savia asegura el aporte necesario al organismo, en particular al sistema nervioso y a las células cerebrales; que dependen esencialmente de la glucosa como fuente de energía.

El Sirope de Savia puede ser utilizado como endulcorante, puesto que es obtenido de manera natural, ya que los árboles de donde se extraen las savias no son cultivados por el hombre sino que crecen sin intervención humana, sin fertilizantes u otros métodos de cultivo modernos. Son los únicos árboles en el mundo que permiten la cosecha de su savia sin ser perjudicados por ello.

También se emplea para realizar una cura depurativa del organismo que te explicaremos a continuación, basándonos en las las indicaciones del naturópata Stanley Burroughs.

La Cura 

La cura con Sirope de Savia es buena para desintoxicar el organismo, pero no se trata de un medicamento ni de una forma de alimentación, sino de una cura a base de zumo de limón y sirope de savia durante un tiempo limitado, que proporciona al cuerpo la posibilidad de recuperarse y liberarse de grasas y toxinas.

Antes de realizar la cura es muy recomendable informarse bien y pedir consejo a tu médico, naturópata o herbolario de confianza para saber si es adecuada para ti.

Ingredientes y preparación 

Como te hemos comentado con anterioridad la mezcla del Sirope de Savia contiene, de forma equilibrada, la mayor parte de las vitaminas, minerales, enzimas y demás oligoelementos que el organismo necesita. Las grasas, se sacarán de los depósitos acumulados en el cuerpo, quemándolos. Los hidratos de carbono del sirope de savia son naturales porque no contiene azúcar artificial alguno. Por otra parte, el limón, fuente de minerales y vitaminas, especialmente de la C, es un antioxidante natural que ayuda en la eliminación de los depósitos grasos y mejora la actividad del metabolismo. La cayena, además de contrarrestar el fuerte sabor dulzón del sirope de savia, es una buena fuente de vitaminas del complejo B, disuelve flemas y ayuda a regenerar la sangre.

Preparación de un vaso grande

• Dos cucharadas soperas de zumo de limón fresco.
• Dos cucharadas soperas de Sirope de Savia.
• Una pizca de pimienta de Cayena en polvo.
• Estos ingredientes se mezclan en un vaso con agua tibia o fría.
• Mezclar bien los ingredientes con una cuchara.

Preparación de un litro y medio para todo un día 

• Zumo de cinco limones frescos.
• Dieciséis cucharadas de Sirope de Savia.
• La puntita de una cucharrilla de Cayena en polvo.
• Estos ingredientes se mezclan en una botella de libro y medio con agau tibia o fría.
• Agitar la botella para mezclar bien los ingredientes.

Dos formas de realizar la cura

El Ayuno completo

La cura auténtica está basada en la milenaria terapia del ayuno. Ayunar significa vivir por un tiempo determinado de las propias reservas. Mientras se realiza la cura, el cuerpo aprovecha para deshacerse de los detritus, de la toxicidad y de las grasas superfluas que se han acumulado en el organismo progresivamente, permitiendo a los órganos regenerarse y reactivar su funcionamiento. La desintoxicación potencia nuestras facultades mentales, la concentración y mejora la memoria.

La cura completa según Stanley Burrougs dura de siete a diez días, en los cuales se debe ingerir el preparado de sirope de savia de palma y arce. En cada jornada se tomarán de ocho a diez vasos grandes del preparado, uno cada dos horas aproximadamente. Se puede completar con infusiones. Después de la cura hay que realizar una transición alimentaria correcta de 2 a 3 días con zumos de fruta, caldos vegetales, etc. A continuación se recomienda aprovechar todo el efecto positivo de la cura de savia y limón y continuar sobre unas bases sanas de nutrición. Muy conveniente resulta además la cura reconstituyente de polen durante un mes, que provee al cuerpo de todos los minerales y oligoelementos, y está muy indicado para complementar el ayuno con savia y limón.

El Semiayuno

Cada noche, mientras dormimos, ayunamos, ya que no ingerimos alimentos y dejamos que el organismo se ocupe de sí mismo, que se regenere, purifique y recupere sus energías gastadas. Con el desayuno rompemos este proceso de recuperación y autolimpieza del ayuno nocturno. El propósito de semiayuno es el de prolongar este periodo de ayuno nocturno, sustituyendo el desayuno y/o cena por dos o tres vasos de sirope de savia, limón y agua, y así ofrecer al organismo mayor tiempo para su descanso y recuperación.
Para que el semiayuno sea más eficaz, convendría en lo posible suprimir durante esta cura los alimentos siguientes, que por su contenido en toxinas retrasarían la acción depurativa del semiayuno: sal, embutidos, carnes rojas, fritos, pan blanco, harinas refinadas, café, alcohol, bebidas carbónicas, lácteos, etc. Este semiayuno se recomienda como preparación para personas que quieran llevar a cabo la cura completa y para quienes no se sientan dispuestos o preparados para hacerla, pero quieren reducir su peso y mejorar su salud. Duración recomendada: entre 10 y 30 días.

Al terminar la cura terminados los siete/diez días de cura, no empiece ya a comer de forma normal. Deje que su metabolismo se habitúe de nuevo poco a poco. Dos o tres días de transición pueden ser suficientes. Ejemplo para los tres primeros días:

Primer día: 

• Desayuno: un vaso grande de sirope de savia y limón. Una pieza de fruta: manzana, naranja o pera. • Media mañana: un vaso grande de zumo de naranja o piña.
• Mediodía: un vaso grande de sirope de savia y limón. Una pieza de fruta: manzana, naranja o pera.
• Merienda: un vaso grande de zumo de naranja, manzana o piña.
• Cena: un vaso grande de sirope de savia y limón.

Segundo día: 

• Desayuno: un vaso grande de zumo de naranja, manzana o piña. Dos piezas de fruta: manzana o plátano.
• Media mañana: una pieza de fruta: manzana, pera, naranja o mandarina.
• Mediodía: un vaso grande de sirope de savia, caldo de verduras y fruta.
• Merienda: un vaso grande de zumo de naranja, mandarina, manzana o piña.
• Cena: una ensalada de frutas y un vaso grande de sirope de savia y limón.

Tercer día: 

• Desayuno: una rebanada de pan integral y una naranja.
• Media mañana: un vaso grande de zumo de naranja, mandarina, manzana o piña.
• Mediodía: un caldo de verduras frescas.
• Merienda: un vaso grande de zumo de naranja, mandarina, manzana o piña.
• Cena: un caldo de verduras frescas con arroz integral.

A partir del tercer día se pueden incorporar poco a poco nuevos alimentos, pero procure no ingerir en los tres días siguientes a la fase de transición alimentos como carne, pescado graso, embutidos, queso (salvo queso fresco), pan blanco, bollería, leche, café y alcohol. A partir del cuarto día, empiece a comer normalmente; eso sí, de forma equilibrada y atendiendo las normas de una dieta correcta. Siempre es mejor optar por alimentos biológicos e integrales.

Consejos

• Es muy importante evacuar diariamente durante la cura.
• Es necesario ingerir mucho líquido durante la cura.
• El olor corporal puede acentuarse durante la realización del ayuno o semiayuno.
• Si hay sensación de hambre, se puede aumentar el numero de tomas.
• No deben tomar este producto diabéticas, personas que se encuentren en depresión y mujeres embarazadas o lactando.
• Durante los primeros días del ayuno se pueden presentar ocasionalmente algún malestar debido a la expulsión de toxinas.
• Utilice el sirope de savia como un edulcorante o en la preparación de algún refresco de verano para toda la familia.

La información contenida en este blog tiene un caracter informativo y /o divulgativo. No puede ser considerada en ningún caso como sustitutiva de la prescripción, diagnóstico o tratamiento médico. Si tiene cualquier enfermedad o dolencia le recomendamos que consulte con un profesional de la salud (médico, naturópata, dietista, fitoterapeuta... ).

Fuente: siropedesavia.net
Información basada en "La cura de savia y zumo de limón" de Stanley Borroughs y en el libro de K.A. Beyer.


Leave a Reply